Tanto para una obra como para un derribo las empresas de excavaciones en Ferrol son imprescindibles. No sólo por la maquinaria que pueden poner a disposición, si no también por elementos como lo contenedores o la gestión de residuos que pueden ofrecer. Esto es algo fundamental por el impacto que puede tener en la salud pública y de los trabajadores. Un ejemplo de ello es el del amianto. A continuación explicamos qué es este material y por que hoy en día se necesitan cumplir unos requisitos marcados desde sanidad para manipular este elemento.

Cuando se habla de amianto o asbesto el común de la gente no sabe a que se refiere uno, sin embargo este microcemento comercializado por al empresa Uralita es conocido por todos por este nombre. Su uso en la construcción comienza a principios del siglo veinte, aunque tubo su boom en los años 70  por su económico precio y su resistencia a las altas temperaturas.

A partir de los años noventa comienza a descubrirse los riesgos que puede entrañar para la salud este material cuando se manipula de forma que pueda generarse polvo que quede en el aire. El amianto empieza a ser causa de diferentes tipos de enfermedades y suponer un peligro de primer orden para aquellas personas que realizan derribos, o lo manipulan contándolo, taladrándolo o en cualquier otro trabajo.

Esta es la razón por la que en España se prohíbe su uso desde el 2001 y se requiere que sean empresas de excavaciones en Ferrol especializadas en su manipulación las que se encarguen de derribos o cualquier otra trabajo en el que se vaya a estar en contacto con el amianto.

Si el derribo que va a realizar tu empresa tiene amianto no esperes más para contactar con Hijos de José Losada Cancelo, S.A..